viernes, 16 de octubre de 2015

Malasia, Palestina y Timor suman nuevas disputas en Asia

La negativa de Arabia Saudita a jugar su partido de eliminatoria en Palestina, y la disputa entre ambas federaciones que se ha iniciado a raíz del aval de FIFA para mover el partido de sede, mismo que luego fue frenado en espera de una resolución definitiva, no se ha quedado en un conflicto que ataña a sólo dos selecciones, y ahora la cosa amenaza a involucrar a todos los contendientes del Grupo A de la eliminatoria.



El problema de la falta de solidaridad de Arabia con Palestina, y con la postergación del partido, es que ha marcado un antecedente, y con base en el, el resto de los equipos buscan también ventajas para ellos mismos. Así Malasia, siguiente selección que tendría que visitar y jugar en territorio palestino, a visto en este hecho la oportunidad de llevar su propio juego a territorio neutral, evitando jugar en un estadio hostil, y ha hecho una petición a FIFA de mover el encuentro por motivos de seguridad. Así lo expresó el técnico de Malasia Ong Kim Swee en el aeropuerto de Kuala Lumpur.
La petición coincide con el primer triunfo de Malasia en la eliminatoria, que lo ha colocado a sólo un punto de Palestina y con la oportunidad de superarlos y llegar al tercer lugar, que los llevaría a la Copa Asiática de 2019 en caso de ganar su próximo encuentro, así que la petición tiene una clara búsqueda de ventaja competitiva, pero se sostiene en el hecho de que Arabia no jugó en Palestina. 
Si la FIFA finalmente accede a la petición de los árabes, no habrá motivo para negársela a los malayos, así que estarán perjudicando a la selección de futbol de Palestina por partida doble.

Atacada por dos flancos, Palestina ha respondido de la misma manera, y ha buscado recuperar puntos perdidos en la mesa, ante la situación que enfrentan es lógico que lo hagan, pero su apelación afecta a un tercer equipo, Timor Oriental, pues la selección palestina ha solicitado a FIFA que investigue el encuentro de ambos equipos en la jornada cinco y que concluyó con un empate a un gol, mismo que costó dos puntos de oro a Palestina y representó un duro golpe a sus aspiraciones.
Resulta que, como el New York Times ha revelado en una investigación, la selección de Timor a recurrido a jugadores extranjeros para fortalecer su equipo, y ha convocado en duelos reciente hasta a siete futbolistas nacidos en Brasil para representarlos.
Esto, si bien puede no gustar, no es en principio ilegal, y varias selecciones usan naturalizados, el problema aquí es que los 7 brasileños de Timor aparentemente no cumplen con las reglas de FIFA para vestir esa camiseta, pues el organismo indica que un jugador naturalizado debe haber vivido cinco años en el país al que va a representar, o bien ser hijo o nieto de un natural de dicha nación.
La situación de la selección de Timor ya había sido notada por los medios, pero dado ninguna selección había hecho una protesta formal (seguramente porque el haber ganado el partido lo hace innecesario), por lo cual FIFA nunca ha investigado el asunto, sin embargo si se confirma que los jugadores timoreses no pueden en realidad jugar para ese país, su partido tendría que ser ganado en la mesa por Palestina por 3-0, tal y como marca el reglamento.
Esta situación ya se ha dado durante la actual eliminatoria, y entre otras cosas provocó la eliminación de Barbados ante Aruba, y un incremento en la diferencia de goles con la que Corea del Norte ganó a Yemen
Quien sabe si la negativa de Arabia y Malasia a visitarlos ha sido la razón por la cual Palestina ha perseguido este recurso legal, pero en cualquier caso los conflictos extra cancha ya involucran a cuatro selecciones de este grupo, y la FIFA que tiene muchos problemas en estos momentos deberá resolverlos a la brevedad.



Todo sobre la Eliminatoria Asia Rusia 2018 aquí

No hay comentarios.:

Publicar un comentario