jueves, 28 de julio de 2016

Bolivia en los Juegos Olímpicos

Tener unos Juegos Olímpicos cerca de casa siempre representa una oportunidad de mejorar el desempeño histórico en estas justas. Por lo que la próxima olimpiada en Río de Janeiro no es sólo una ventana para que Brasil se muestre mejor que nunca, sino que el resto de los países sudamericanos buscarán sacar provecho también de la cercanía con la sede para, con un mayor apoyo del público, tratar de mejorar sus actuaciones promedio.
Los problemas que ha presentado Río, y las condiciones en otros países hacen difícil imaginar unas nuevas olimpiadas en Sudamérica a mediano plazo, por lo que toda la región deberá prepararse para mostrarse mejor que nunca. De entre los 12 países del subcontinente, Bolivia es uno de los que deberán aprovechar mejor el evento, pues se trata del único país sudamericano que nunca ha ganado una medalla olímpica.

Delegación Bolivia Río 2016


La historia de Bolivia en los Juegos Olímpicos inició en 1936 cuando el nadador Alberto Conrad se convirtió en el primer boliviano en asistir al evento.  Su participación no fue afortunada, con un tiempo de 1:17.5 Conrad no sólo fue el perdedor de su heat eliminatorio, a 15 segundos de su más cercano rival, sino que acabó como el nadador más lento del evento.
Pasaron 28 años para que Bolivia volviera a las olimpiadas, y lo hizo de nuevo en deportes acuáticos, pero ahora sobre un kayak en la disciplina del canotaje. El representante, Fernando Inchauste no tuvo mejor suerte que su antecesor, pues aunque llegó a semifinales, esto se debió a una serie de circunstancias que no dependieron de él, y sus tiempos estuvieron muy lejos de ser competitivos.
Inchauste fue el único canoísta que tardó más de cinco minutos en llegar a la meta en la prueba de 1,000 metros. Pero el sistema de competencia implicaba que todos tuvieran una segunda oportunidad en un repechaje. Ahí Inchauste se benefició del retiro de 4 competidores, y al sólo haber 6 deportistas, todos llegaron a semifinales. Sin embargo en vista de sus malos tiempos, que en su segunda carrera fue de más de 6 minutos, cuando el resto de los rivales no pasaban de 5, el boliviano decidió retirarse de la semifinal, donde ya no remó.

Roberto Nielsen Reyes Bolivia equitación


A partir de esa olimpiada, los bolivianos no se volvieron a ausentar del evento salvo cuando se sumaron al boicot patrocinado por Estados Unidos en Moscú 1980. Sus delegaciones también han crecido en tamaño, siendo al menos de 4 y alcanzando hasta 13 atletas en Barcelona 1992. En Múnich 1972, el jinete Roberto Nielsen Reyes acabó en la posición 14 del evento individual en equitación, con lo cual es hasta el día de hoy el boliviano que más cerca ha estado de un podio.

En Londres 2012, el referente más cercano, Bolivia participó con 5 competidores. La mayoría menores de 25 años, por lo que se esperaba que se desarrollaran para llegar en su mejor momento a los Juegos de Río. Sin embargo esos jóvenes atletas no tuvieron mucho éxito en su intento de llegar a los juegos brasileños. De los cinco, sólo una repite su participación.
Karen Torrez natación Bolivia
La nadadora Karen Torrez, quen fue abanderada del país hace cuatro años, es la otra deportista que repetirá, a sus 23 años, Torrez nadará en los 50 metros libres, por lo que sus tiempos no podrán comprarse con los que logró en Londres, pues ahí compitió en otra categoría, los 100 metros. En esa prueba terminó en la posición 37. Avanzar a semifinales podría considerarse un esfuerzo encomiable para Torrez, quien ostenta el record nacional de su país.



Bolivia va a participar con 12 deportistas en Río, con lo que el país tendrá su segunda delegación más grande de la historia, quedándose a un atleta de igualar su marca de 13. La marcha es con creces el deporte de mayores alegrías para los bolivianos: Ángela Castro, Stefany Coronado y Wendy Cornejo estarán en los 20 kilómetros femeniles, mientras que Marco Antonio Rodríguez y Ronald Quispé participarán en las modalidades masculinas, en 20 y 50 km. respectivamente. Además en las largas distancias, la hermana de Ronald, Rosmary Quispé, estará en el maratón femenil.

La importancia de la marcha para Bolivia es motivo para que Ángela Castro haya sido designada abanderada.

Fuera del atletismo, Bolivia tiene participación en el tiro, donde Rudolf Knijnenburg competirá en la modalidad de pistola de aire 50 metros. Se trata de los primeros Juegos Olímpicos para el tirador, que no pudo clasificar en las dos ocasiones anteriores, y que fue finalista panamericano.
Knijnenburg será acompañado por Carina García en el rifle de aire de 10 metros femenil, la primera medalla que se entregará en Río 2016.

Ángela Castro abanderada Bolivia Río 2016
José Alberto Quintanilla acompañará a Karen Torrez en la natación, en los 50 metros libres varoniles, y la delegación se completa con Martín Michel en el judo y Óscar Soliz, quien recibió una invitación, en el ciclismo de ruta.


Ver a cualquiera de estos bolivianos lograr un podio sería una sorpresa mayúscula, pues sus resultados en Juegos Panamericanos no permiten imaginar que el país tenga un nombre listo para competir con los mejores del mundo, pero aprovechando la olimpiada en su país vecino, Bolivia tiene que hacer todo lo posible por lograr la mejor actuación de su historia, aunque esto se limite a superar el lugar 14 de la equitación de 1972.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario